El caballo se trata de un mamífero herbívoro, cuadrúpedo, que apareció hace unos 55 millones de años y ha ido evolucionando hasta día de hoy. Estos animales, que se pueden encontrar tanto en libertad como domesticados, se localizan por todos los territorios del planeta, a excepción de la Antártida. Existen unas 86 razas diferentes de caballos, de las que hablaremos próximamente.

Es habitual que la gente que está empezando a montar a caballo no sepa nada sobre estos animales ni su anatomía, pero es muy importante saber, una vez que nos hemos adentrado en el increíble mundo de los equinos, que el caballo es más que un “animal con cuatro patas, dos ojos y dos orejas”. Hay conocer la anatomía del caballo para poder tratar con este de la manera más correcta tanto pie a tierra como montado.

Las principales partes anatómicas que es recomendable conocer, aunque no las únicas, son:Anatomía básica del cuerpo del caballo señaladas.

  • Cascos: es la parte final de las patas del caballo. La parte exterior del casco es inerte, pero en su interior tiene tejido vivo. Es muy importante que estén muy bien cuidados para evitar enfermedades o cojeras.
  • Cuartillas: es la zona entre los menudillos y los cascos.
  • Menudillos: situados por encima de las cuartillas.
  • Cañas: se sitúan entre la rodilla o corvejón y los menudillos. Es habitual proteger la zona con protectores o vendas durante el trabajo del caballo, pues se pueden lesionar los tendones de esta zona. El uso de estos elementos de protección es un tema que está en constante estudio.
  • Rodilla: también llamado “carpo”. Es la articulación media de las extremidades anteriores (manos) del caballo.
  • Corvejón: es la articulación media de las patas posteriores del caballo. Es el equivalente al talón humano, aunque no el propio del animal, pues se sitúa sobre el casco.
  • Espejuelo: se trata de tejido córneo situado en el interior de las extremidades de los caballos, siendo como sus huellas dactilares. Suelen encontrarse, bien bajo el corvejón, o bien por encima de la rodilla.
  • Babilla: es la articulación de la rodilla posterior del caballo.
  • Pecho: se trata de la parte delantera del caballo, sobre la que nace el cuello y descienden las extremidades anteriores del caballo.
  • Espalda: es la parte lateral y anterior del cuerpo del caballo, de la que salen las extremidades anteriores.
  • Crin: es pelo más duro y grueso que el del resto del cuerpo y se encuentra a lo largo de toda la parte superior del cuello. Puede ser muy diversa según la raza del caballo; por ejemplo, los caballos españoles, en estado natural, la tienen larga y densa, mientras que los ingleses la tienen menos abundante, más corta y lacia.
  • Cruz: es la parte más alta del tronco del caballo, y dependiendo de la raza del animal, puede ser más o menos prominente. La alzada de un caballo se sabe a través de la cruz, midiendo del suelo a esta.
  • Dorso: es la zona superior del cuerpo, desde la cruz hasta la grupa, y donde se coloca la montura. Hay que mantenerlo musculado y tener especial cuidado para no provocar lesiones.
  • Grupa: es el equivalente al culo. Abarca desde que finaliza el dorso hasta que comienzan las extremidades posteriores.
  • Maslo: hueso de la cola a partir del cual nace el pelo. Antiguamente, a los caballos de tiro o que trabajaban en el campo, se les cortaba, dando lugar a la “jaca” o “caballo colín”.
  • Cola: es el pelo, más grueso que el del cuerpo, que nace a partir del maslo. Esta les sirve para espantarse las moscas, tábanos, etc., sobre todo, en verano. Si es un caballo que trabaja en el campo o su monta está ligada a este, se le suele cortar a nivel del maslo, o bien anudarla, para así evitar enganchones.

Centrándonos en la cabeza, las principales partes, son:

Anatomía básica de la cabeza del caballo señaladas.

  • Belfo: es el labio del caballo. El belfo lo utilizan para el llamado “reflejo de Flehmen”, que les permite captar mejor ciertos olores, como la orina y, con ello, las feromonas.
  • Ollares: orificios nasales. Es importante tener en cuenta que los caballos no pueden respirar por la boca, por lo que es importante que no le taponemos los ollares.
  • Ternilla: zona inferior de la frente.
  • Chaflán: es la parte lateral de la ternilla.
  • Quijada: es el carrillo del caballo.
  • Ojo: al tener los ojos situados en los laterales, tienen un punto ciego enfrente del propio animal. Además, debido a esto, sus ojos no enfocan juntos y para poder enfocar un objeto a menos de un metro y medio de distancia, aproximadamente, necesitan ladear la cabeza.
  • Testuz o frente: se trata de toda la zona frontal de la cabeza del caballo, y según la raza del mismo puede ser de una forma u otra.
  • Tupé: es el flequillo del caballo, es decir, la parte de crin que queda entre las orejas y cae sobre la testuz. Hay que tener cuidado al poner la cabezada, colocándolo bien para evitar rozaduras. También se puede cortar la ‘testera’, que es la zona en la que se coloca la cabezada.
  • Orejas: mediante estas, el caballo nos muestra su estado de ánimo: si está enfadado, las tendrá prácticamente pegadas al cuello; mientras que, si está atento, las tendrá completamente volteadas hacia delante.

La yegua que sale en las imágenes se encuentra en venta, para más información haz click aquí.

¡¡Os esperamos en Hípica Cabail!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp Contáctanos en un click!