El pasado 26 de abril se cumplieron 35 años del accidente en la central nuclear de Chernóbil (Ucrania), que llevó a la creación de una Zona de Excusión de 4 700 km2 entre Ucrania y Bielorrusia. Según las predicciones iniciales, se creyó que esta zona iba a ser inhabitable durante más de 20 000 años. Sin embargo, actualmente existe un gran número de especies animales viviendo en esta zona, entre ellos el caballo de Przewalski.

Imagen de un caballo de Przewalski por Lars Schmitt

Caballo de Przewalski / Lars Schmitt

Origen y evolución

El origen de los caballos Przewalski es incierto debido a la gran cantidad de cruces que han existido a lo largo de la historia; esto hace que sea casi imposible determinar cuál es su origen genéticamente.

Esta raza de caballos es la descendencia directa de los caballos salvajes domesticados por el pueblo Botai, que vivía en la zona norte de lo que actualmente es Kazajistán, hace entre 5 000 y 6 000 años.

El caballo Przewalski, que siempre se ha localizado en la misma zona geográfica, estuvo a punto de desaparecer en el siglo XX, debido a su caza para el consumo carne. Además, su hábitat estaba cada vez más ocupado por los animales domésticos y, por tanto, se quedaban sin pastos.

A pesar de que en la zona de Mongolia el último caballo Przewalski que se vio en libertad fue en 1967, se han podido seguir criando en cautividad. Esto se debe a que, después de que los europeos descubrieran la especie a finales del siglo XIX (más concretamente el ruso Nikolai Przewalski, al que deben su nombre), algunos ejemplares fueron trasladados a diferentes zoológicos en Europa y Asia. Esta es una de las principales razones por las que podemos encontrar esta raza en Chernóbil.

Caballo de Przewalski en Chernóbil

Cuando sucedió la explosión en Chernóbil en el año 1986, esta raza de équidos no habitaba en aquella zona. No fue hasta 1998 cuando decidieron soltar algunos ejemplares de los que vivían en cautividad: 18 hembras y 13 machos.

Aunque no se creía que esta zona pudiese ser habitable durante miles de años, el caballo de Przewalski se ha sabido adaptar, a pesar de ser caballos criados en cautividad y haber sido soltados en una zona en la que pocos años antes había ocurrido un accidente nuclear.

En tan solo 23 años, se estima que viven en esta zona alrededor de 150 ejemplares divididos en unas 10 manadas y algunos caballos que viven de manera solitaria. Estos, además, se han visto a través de las cámaras de fototrampeo que están instaladas por toda la Zona de Exclusión, en el llamado bosque rojo, una de las zonas más radiactivas que existen en todo el mundo.

imagen de cámara de fototrampeo bosque rojo

Fotografía de un caballo de Przewalski tomada por cámaras de fototrampeo en el «bosque rojo». Foto/ UK Centre for Ecology and Hidrology

Actualmente, existen únicamente unos 1500-2000 ejemplares en todo el mundo, de los cuales, un 1%, aproximadamente, se encuentra viviendo en la Zona de Exclusión de Chernóbil.

 

¡¡Os esperamos en Hípica Cabail!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp Contáctanos en un click!